1. Haz lo que te apasiona: La única forma de hacer bien un trabajo es amando lo que haces.
  2. Sigue a tu intuición: Haz las cosas que te gustan, aunque de momento no sepas por qué te atraen. Los puntos siempre se unen hacia adelante, nunca hacia atrás.
  3. Investiga, observa, aprende: Conoce el mercado en el que te quieres mover, detecta a la competencia, y aprende de ella.
  4. Ficha a los mejores: Recluta a los mejores, forma un buen grupo humano donde todos aporten. La selección de personal es un trabajo importantísimo.
  5. Arriesga por tu idea: Ser el hombre más rico del cementerio no es lo importante. Ir a la cama cada noche sintiendo que has hecho algo maravilloso, ESO es lo que importa.
  6. Seduce a tus trabajadores y socios: Sé carismático, contagia tu entusiasmo con tus trabajadores e incentívalos.
  7. Mantén una plantilla cercana: Ten una relación cercana con tus empleados, hazlos sentir parte del proyecto.
  8. La calidad como religión: Hacer un trabajo de calidad es fundamental para el desarrollo de una idea. No aceptes lo que hay: intenta superarte.
  9. Aprende del fracaso: a veces cuando innovas cometes errores. Es mejor admitirlos rápidamente, y seguir adelante apostando por tus otras ideas.
  10. El momento es ahora: Las condiciones para emprender nunca serán 100% favorables. El momento perfecto es ahora. Arriesga y gana.